¿Qué es?

El sistema personificado de dosificación (SPD) es un mecanismo para mejorar el cumplimiento terapéutico y evitar el error, el olvido de las tomas y facilitar la administración de la medicación. Ayuda a mejorar por tanto los resultados de salud en los pacientes.
El sistema que utilizamos es semanal y de un solo uso. Es un sistema de manipulación manual, de sellado en frío, hermético y que ha sido sometido a estudios de estabilidad química.

¿Para quién?

Los SPD están indicados para pacientes con posologías complicadas, pacientes poli-medicados y/o incapacitados para cumplir el tratamiento.

¿Cómo se utilizan?

El paciente, una vez adquiridos los medicamentos en la farmacia, nos los entrega para que los coloquemos en un envase de tipo blíster según la prescripción del médico. El envase se cierra herméticamente.
El envase consta de varios compartimentos que quedan claramente diferenciados por días de la semana y por horarios. De esta manera todos los medicamentos quedan en los diferentes compartimentos, y el paciente sólo extrae de él los que tiene que tomar en cada momento.
Además en la parte frontal del SPD hay una etiqueta donde aparecen los nombres de los fármacos no sólidos (jarabes, inyectables, pomadas...) que tiene que tomar el usuario y que no pueden ser incluidos en el blíster y se refleja también cómo tiene que tomarlos.
En una etiqueta situada en el reverso aparecen los medicamentos incluidos en el blíster, la posología, el número de lote y sus características físicas, para facilitar, en caso necesario, su identificación.

Consideramos que se trata una herramienta sumamente útil para ayudar al paciente a cumplir con el tratamiento prescrito. Hace más independiente al paciente, que siempre sabrá con seguridad que medicamentos debe tomar en cada momento y además nos permitirá, siempre con el consentimiento del paciente, la realización de un correcto seguimiento farmacoterapéutico.