La piel forma una barrera protectora frente al mundo exterior. El aspecto de la piel refleja los hábitos de vida que llevamos, el estado general de salud y las rutinas de belleza que tenemos. No está en nuestras manos detener el tiempo, pero sí podemos retrasar los signos del envejecimiento por dentro y por fuera. Los cosméticos en forma de cremas y lociones actúan en la capa superior de la piel, la epidermis, cuidándonos desde el exterior. La nutricosmética es la que nos ayuda a evitar el envejecimiento y mejorar nuestra salud desde el interior, donde las cremas y tratamientos corporales no llegan.

Hoy os vamos a explicar mejor en qué consiste este último concepto: la nutricosmética.

Se basa en la utilización de extractos nutricionales concentrados obtenidos de la naturaleza para combatir las agresiones externas y el deterioro de las células responsables del envejecimiento, así como para prevenir otras afecciones. La nutricosmética se adapta a nuestro estilo de vida permitiendo que con una sola pastilla consigamos aportar vitaminas o sustancias necesarias que potencien la belleza desde el interior.

La base de la belleza se basa en la salud. Si gozamos de una buena salud lo notaremos en el aspecto de nuestra piel, luciendo más bella y luminosa.

¿Cuáles son los ingredientes principales utilizados en nutricosmética?

  • VITAMINAS ANTIOXIDANTES para que los tejidos no produzcan radicales libres y, por tanto, retrasen el envejecimiento. Las más utilizadas son las vitaminas A, C y E
  • BETACAROTENOS: utilizados además de por su acción antioxidante, por sus beneficios frente a las agresiones solares y por ayudar a adelantar el broncearlo y prolongarlo durante más tiempo.
  • OLIGOELEMENTOS como Zinc, Selenio…
  • RESVERATROL: es un polifenol con potente acción antioxidante.
  • AMINOACIDOS: Taurina, alanina, metionina, entre otros.
  • ACIDOS GRASOS OMEGA 3: con propiedades muy beneficiosas para nuestra salud, ya que ayudan a reducir el colesterol, afección muy común en la actualidad. También con propiedades a nivel capilar.
  • COLAGENO: proteína esencial de articulaciones, huesos, músculos y piel.

El periodo de tiempo que es recomendable tomarlas depende de las necesidades de cada persona, pero conviene tomarlas mínimo durante 3 o 6 meses, seguido de un periodo de descanso; aunque al ser un complemento a la nutrición convencional, se pueden utilizar durante largos periodos.

En esta época, de cara al otoño es cuando aconsejamos empezar con este tipo de suplementos, ya que en los cambios de estación es cuando más bajan las defensas. También es importante reparar los daños causados por el cloro de las piscinas y las horas expuestos al sol tras el verano, tanto a nivel cutáneo como capilar.
Así pues, es el momento óptimo para tomar complementos que fortalezcan el cabello y evitar la caída propia de esta época, como Densilogy® de Inneov, Lambdapil® de Isdin o Pilfood®.

Para reestablecer el equilibrio de la piel existen complementos como IMEDEEN®, que ayudan a mejorar la calidad e hidratación de la piel, así como reducir la aparición de arrugas y líneas de expresión.