¿Cómo lo realizamos?

Utilizamos el sistema INVERNESS 2000, se trata de un sistema absolutamente estéril, simple, rápido y seguro.

1. Procedemos a desinfectar la oreja con cloruro de benzalconio.
2. Marcamos el punto donde se desea colocar el pendiente.
3. realizamos la perforación mediante una pistola en la que hemos precargado el pendiente que queda colocado al instante.

Nota: La pistola nunca toca la oreja, los pendientes vienen preparados en unos cartuchos para cargarlos fácilmente en la pistola y mantenerlos estériles en todo momento. Así, lo único que toca la oreja es el pasador del pendiente que queda colocado.

¿Cómo son los pendientes?

Disponemos de una amplia gama de pendientes quirúrgicos, con baño de oro de 24 kt o de paladio en los plateados, todos ellos envasados en cápsulas estériles y a su vez introducidos en cajitas esterilizadas que evitan que el pendiente quede expuesto a cualquier tipo de contaminación antes de la perforación.

Los pendientes que colocamos se deben llevar entre 6 y 8 semanas, mientras dure el proceso de cicatrización.

Hay que tener en cuenta que durante los 6 meses siguientes a la perforación no se debe extraer el pendiente más de 24 horas seguidas.

¿Es doloroso?

Los pendientes utilizados tienen los pasadores muy finos y acabados en punta, haciendo este método prácticamente indoloro.

¿Y después de la perforación?

Después de la colocación del pendiente te explicaremos los cuidados que debes realizar para evitar una infección o cualquier otro problema.

Además revisaremos tu pendiente durante todo el proceso de cicatrización y te aconsejaremos sobre cualquier duda que pudieras tener.

¿Realizamos perforaciones en sitios distintos a la oreja?

No. El sistema INVERNESS 2000, solamente está adaptado para la perforación de la oreja.