Los parámetros que podemos determinar son la GLUCOSA, el COLESTEROL, los TRIGLICÉRIDOS, la CREATININA, el ácido ÚRICO y la GPT.

1. Pinchamos
2. Extraemos
3. Analizamos
4. Valoración Resultados

El sistema Reflotron®plus, basado en la tecnología de la química seca nos permite realizar las determinaciones de los parámetros biológicos más frecuentes de forma sencilla, rápida y fiable.

Estos parámetros permiten llevar un control de forma sencilla del riesgo cardiovascular (colesterol y triglicéridos), de la diabetes (glucosa), de la función hepática (GPT), de la función renal (creatinina) y de la gota (ácido úrico).
Aquí le asesoraremos de las medidas dietéticas y/o higiénicas necesarias para controlar estos indicadores, además le derivaremos a su médico si los valores están fuera de los rangos considerados normales.

¿Qué es el Riesgo cardiovascular?

Las enfermedades del aparato cardiovascular representan la principal causa de muerte en nuestro país. La probabilidad de padecer alguna de estas enfermedades - infarto de miocardio, angina de pecho e ictus o infarto cerebral - depende del número, antecedentes familiares y gravedad de los factores de riesgo presentes en cada persona. Entre los factores de riesgo modificables encontramos: el colesterol, la hipertensión, la diabetes mellitus, el tabaquismo, la mala alimentación, la obesidad, el estrés y las drogas.

¿Por qué es importante controlar su azúcar?

La diabetes mellitus (DM) engloba un grupo heterogéneo de trastornos metabólicos caracterizados por una hiperglucemia (concentración elevada de glucosa en sangre) resultante de la deficiencia absoluta o relativa de insulina debido a alteraciones en su síntesis, secreción o acción en los tejidos insulinodependientes (OMS, 1999)1.
La diabetes mellitus es uno de los principales problemas sanitarios del mundo actual, siendo una enfermedad con elevada morbilidad y una importante causa de mortalidad prematura debido a las complicaciones.
La glucosa (azúcar) elevada en sangre de forma crónica se acompaña de modificaciones en el metabolismo de carbohidratos, lípidos y proteínas que pueden provocar complicaciones agudas, y a largo plazo está asociada a lesiones, disfunción y fallo de varios órganos, especialmente de los ojos, riñones, nervios, corazón y grandes vasos (ADA, 2011).

¿Qué es la gota?

La gota corresponde a la inflamación articular aguda o crónica causada por el depósito de cristales de sales sódicas de ácido úrico (uratos) en la articulación.
Clínicamente, la gota se caracteriza por la presencia de hiperuricemia, ataques periódicos de artritis aguda y, en algunas situaciones, de tofos (depósitos de ácido úrico especialmente en los alrededores de las articulaciones).
Aunque las personas con hiperuricemia no siempre desarrollan gota, la probabilidad de que aparezca está asociada a las concentraciones sanguíneas elevadas de ácido úrico. Por ello, se considera como un indicador de la posible presencia de gota.

¿Por qué controlar sus niveles de creatinina y transaminasas?

El riñón y el hígado son los dos grandes órganos encargados de la depuración de la sangre. Actúan como auténticos filtros que deben ser revisados periódicamente ya que están sometidos a agresiones constantes.
La insuficiencia renal consiste en la pérdida total o parcial de la función renal. Si la función renal es anormal los niveles de creatinina en sangre aumentarán, siendo uno de los indicadores más precisos del funcionamiento del riñón.
Por otra parte, el control de la transaminasa GPT puede desenmascarar un trastorno hepático desconocido y asintomático, dando pie a un mejor cuidado del hígado.